EXPRESIONES

Mis puntos de vista sobre diferentes aspectos de la vida.


GUATEMALTECOS…LOS MAS OCUPADOS DEL MUNDO!

Nunca tienen tiempo para nada ¿Por qué?

Hasta hace un año, yo no había pensado en escribir esto; la idea fue surgiendo paso a paso, cuando me di cuenta que cierta tendencia se repetía una y otra vez. Cada vez que le pedía un favor a alguien en Guatemala, o que le escribía y no me respondía o llamaba y me hablaban a la carrera, etc. Allí fue donde me di cuenta que existía esa tendencia entre la mayoría de chapines: el famoso “no he tenido tiempo”.

Al principio me daba risa, y mi expresión normal, como buen chapín era decir: puuu…la mara en Guate nunca tiene tiempo para nada –y eran todos, familia, amigos y conocidos-, y así fue como empecé a pensar en la idea que “los guatemaltecos eran las personas más ocupadas del mundo…nunca tienen tiempo para nada”.

Como mencione, al principio sonaba divertido, pero cuando ya me di a la tarea de estudiar más a fondo esta tendencia, me di cuenta que –en realidad- no es tan divertido como suena ¿Por qué? … porque esa “falta de tiempo” en realidad es producto de un desorden en las prioridades de las personas, y eso -por ende- influye en el avance y tranquilidad de sus vidas, pero lo más importante, influye negativamente en su relación con Dios –que al final- es quien nos creo y quien tiene la última palabra sobre todo.

Antes que alguien empiece a especular o a suponer, quiero aclararles que esta no es una nota religiosa; es algo de “la vida real”; algo que se identifica tremendamente con todos nosotros, y les doy mi palabra que –si lo leen todo- al final, ya nunca más serán los mismos –como lo oyen- si leen toda la nota y aplican lo que dice aquí, sus vidas van a dar un giro de 180 grados…si solo la leen como una nota cualquiera, pues –obvio- no va a pasar nada, pero como dice Einstein: no esperes resultados diferentes si sigues haciendo lo mismo.

Y antes de entrar a la esencia de esta nota, quiero decirles que –aunque yo me refiero a los guatemaltecos- en realidad, esta nota se aplica a cualquier persona de cualquier nacionalidad.

¿Sera que aquí ya se rajaron los primeros y decidieron que mejor leen esto otro día porque ahorita tienen cosas que hacer? … de eso se trata…de que aprendas a tener tiempo para todo!

¿Por qué no tengo tiempo para nada?

Eres de los que se hacen algunas de las siguientes preguntas o dicen algunos de estos comentarios: ¿Por qué será que no me abunda el día? … Siento que hago tantas cosas y nunca termino! … Quisiera que el día tuviera 28 horas! … Ayer adelante un montón de cosas y hoy tengo otra vez trabajo acumulado! … Desde hace rato que me he querido echar un café con mis cuates y no me ha dado tiempo! … Desde el mes pasado he querido ir a visitar a mis papas y podes creer que no he podido! … tengo dos meses de no ir al gym porque mucho trabajo! … Pobre mi amiga me mando un email hace rato y no he podido contestarle! … Tu si me interesas pero créeme que no me da tiempo ni para comer!

Si te identificas con algo de lo anterior, entonces quiere decir que tus prioridades en la vida están “patas arriba”…son un verdadero garabato, y el único que cree que todo lo tiene bien claro…eres tú!

La principal razón por la que “nunca tienes tiempo” es esa…porque tus prioridades no están en el orden correcto, y estoy seguro que lo que voy a explicar acá, va a sorprender a la mayoría, y obviamente, los necios, los sabelotodo, los soberbios…no lo van a reconocer, pero el hecho que no lo reconozcan, no hará que cambien las cosas.

Entonces, si mi falta de tiempo, si mi “síndrome” de gente muy ocupada, es producto de un desorden de mis prioridades, pregunto ¿Cuál es el orden entonces?

Bueno, luego de estudiar el tema por un buen tiempo, en donde leí, vi documentales, hable con personas, consulte La Biblia, etc. Y tantas cosas más; llegue a la conclusión –sin temor a equivocarme, que el orden de las prioridades debe ser: 1.Dios  2.Uno Mismo  3.Familia y Amigos  4.Trabajo o Negocio.

Pero cada prioridad, tiene su propio contexto, sus propias reglas, sus propias responsabilidades; es decir, no son solo palabras; no es que ya las leíste y dijiste; aaah vaya, ya agarre la onda, esta bueno! No, no, no…cada prioridad que menciono, tiene “su propio manual”. Explico…

PRIORIDAD 1: DIOS

Si crees en Dios, obviamente tiene que ser lo primero en tu vida ¿verdad? Aaaaah pero espérate, momento pueblo, aquí viene lo bueno. Es que no es solo de decir: Si, para mi Dios es numero uno! No, no, no…si para cada uno de nosotros, Dios es primero, lo más importante; entonces es: Dios y lo que él dice, y obvio, lo que él dice esta en La Biblia ¿verdad?

Insisto, esta no es una “nota religiosa” pero tenemos que hablar “claro y pelado” para que el mensaje llegue. Entonces, retomando; si creo en Dios, y para mi es lo mas importante en mi vida, entonces es: Dios y lo que él dice!

No podemos decir que creemos en Dios y no conocer lo que él dice, lo que ofrece y lo que espera de nosotros; y tampoco podemos decir que creemos en el pero nuestra fe parece “montaña rusa”…sube y baja…sube y baja!

Tampoco podemos seguir con esas casacas de que “Dios me entiende…yo sé mi rollo con Dios…yo sé cómo me comunico con el…yo pienso que Dios…Yo digo que Dios…”

No jóvenes…no es lo que “yo pienso o yo digo”; Dios tiene un reglamento bien especifico –La Biblia- donde indica claramente como se comunica uno con él, como se ora, y también es claro en decir que nos ofrece y que espera de nosotros.

No te la lleves de muy pilas, muy salsa o muy Rex, porque precisamente, para evitar relajos, caprichos, dimes y diretes…Dios dejo su palabra!

Entonces, si Dios dice que no nos afámenos por las cosas del mundo (o sea, en otras palabras, dice: no nos estresemos por las cosas materiales o lo que nos rodea); si Dios dice que siempre está con nosotros; si Dios dice que lo que pidas en el nombre del hijo te será concedido; si dice que él nos puede proteger; si dice que él nos puede sanar; si dice que con el todo es posible…pues eso debemos creer; como dirían en Colombia ¿sí o qué? pero no puede ser –a veces si a veces no-. Dios no funciona así –no lo digo yo, lo dice el- la duda, el temor, la incertidumbre, el miedo, la desconfianza…no vienen de él, no tiene relación con el!

Entonces significa que –si temes, dudas o te da miedo- prácticamente estas dudando que Dios pueda resolver lo que te está afectando ¿verdad? O sea, si confías en Dios y por lo mismo, crees que él puede resolver lo que estés enfrentando ¿Cómo justificas tus dudas?

También, si estás de acuerdo que Dios es lo mas principal en tu vida, y que es: Dios y lo que él dice! Pues acuérdate que también nos pide que amemos a los demás y que sirvamos a otros! La Biblia no es un menú de McDonald’s de donde solo ordenamos o pedimos lo que nos gusta!

Y si, es cierto, Dios nos ama y nos puede conceder todo, pero para lograr eso, tenemos que cumplir “ciertas condiciones”, y esas condiciones están en La Biblia!

En pocas palabras, y en resumen, el trato de Jesús con Dios fue este: Mara, mi Padre los quiere borrar del mapa otra vez porque la siguen regando, pero, yo me voy a sacrificar por ustedes para que mi padre los perdone, pero eso sí; después que a mí me linchen y me lleve la tostada, ustedes tienen que cumplir con ciertas reglas, de lo contrario…pa´quetecuetes…no sirve de nada mi sacrificio!

Así fue el trato, no nos hagamos los locos ni abusemos del amor de Dios! Es Dios y lo que él dice! No es solo: Aaaah, si yo creo en Dios! Y según tu, ya con eso estas en buenos términos con nuestro Padre Celestial…ponele cuidado porque no es tan así!

Ahora creo que entenderán muchos el porqué de mi forma de ser, y el porqué –aunque si tengo mis problemas- siempre estoy bromeando y contento –y es real, no es pantalla-. Mi felicidad y mi tranquilidad es real, no porque no tenga problemas, sino porque llegue a entender que ¿o los resuelvo yo o dejo que los resuelva Dios? … ¿y quién creen ustedes que será más pilas para resolver los problemas? Obvi tutis…nada que ver…o sea…!

Como dirían en Colombia: hermano póngase serio pues! ¿Resuelve usted o resuelve Dios?

Y aquí termino con la primera prioridad –que era la más larga, porque –obvio- era la más importante-. Las otras prioridades son más cortas, pero no vas a entender todo el mensaje sino lees toda la nota.

PRIORIDAD 2: UNO MISMO

Nuestra segunda prioridad debemos ser nosotros mismos; no la familia, no el trabajo…¿queeeeeee? Este Rafa está loco! Para mí la familia es primero –después de Dios- Nooop, aunque suene lógico, no debe ser así ¿Por qué?

Se los voy a explicar primero desde el punto de vista “humano” y luego les doy la versión bíblica, y me dirán si estoy equivocado o no.

Para que nosotros podamos cuidar, proteger, proveer y darle amor a nuestras familias; primero, tenemos que estar bien nosotros mismos. Y por “estar bien” me refiero a todos los sentidos: físico, espiritual, mental y sentimental.

Nuestro cuerpo es un todo; no podemos estar bien solo en un aspecto, o mucho en uno y poco en otro, hay que tratar de que exista un balance; es como un carro, no podes echarle solo gasolina y ya! Hay aceite de motor, aceite de transmisión, liquido de frenos, anticongelante, agua, etc.

Hay gente que dice: “…pero yo me cuido, voy al gym” … es que no es solo eso ¿Cuánta gente no hay que va al gym e igual siguen estresados? … solo salen del gym  y empiezan: “ a la gran…tengo llamadas perdidas…tengo mensajes…mañana hay reunión…tengo que pasar al súper…el viernes tengo que pagar el carro, etc.”

Es todo…es un balance! Lo mental influye en lo anímico y en lo físico, inclusive, todos sabemos que está comprobado científicamente que el stress causa efectos negativos en ciertos órganos y que –inclusive- en algunos casos, puede propiciar cáncer; o sea, el stress no es solo una palabrita chilera que a la mara le gusta usar porque suena “cool”, no, el stress si causa daño en los riñones, el colon, el estomago y otros órganos.

Y todos decimos “quiero trabajar duro y esforzarme para darle a mi familia lo necesario”…claro, pero para ese “trabajar duro y esforzarte”, necesitas de tu cuerpo –que obvio incluye mente y espíritu-.

Una persona enferma, estresada, deprimida, mal comida, mal dormida…no puede cuidar bien de su familia y no puede rendir al 100% en su trabajo, negocio o su actividad económica. Y algo muy importante que la mayoría pasamos por alto o ignoramos; a esa familia por la que trabajamos, seguro no le gusta para nada la idea de vernos estresados, mal comidos, fatigados, con sobrepeso, etc.

Yo estoy seguro que a veces a nuestras familias o seres queridos no les importaría recibir menos cosas materiales, si a cambio podemos compartir más tiempo con ellos y que vernos sonrientes, relajados, optimistas, pero no de una manera fingida; no de aquellos que en la casa se están riendo, y cuando pueden se salen a echar un cigarro porque “están estresados”.

Por eso y muchas cosas más, uno tiene que ser la segunda prioridad después de Dios, porque en la medida que uno este saludable en todos los sentidos, podemos cuidar a nuestras familias y ellos van a percibir ese amor, esa dedicación, esa entrega, y al final, estoy seguro que a ellos les importa más el bienestar y la convivencia, que si pueden comprar más ropa de marca o un Blackberry nuevo! (si tu familia o algunos miembros no piensan así, hay que revisar eso, porque algo se está haciendo equivocado).

Y todo lo anterior se aplica a cualquiera; es decir, yo se que hoy en día hay muchas madres solteras que son cabeza de casa; igual se aplica para ellas o para los solteros.

Y dentro de esta prioridad, es decir, el cuidarse uno mismo, se incluye: leer libros, caminar, excursiones, viajes, leer La Biblia, ir al cine, quedarse tirado en el sofá, ir a la playa, ir a la iglesia, ir al estadio, comerse un helado, comprarse ropa, no hacer nada…es decir, hacer cosas que te fortalezcan en todos los sentidos, pero a vos; es decir, este es TU TIEMPO INDIVIDUAL! Tu propio espacio, tu propio rollo como individuo! El ir a hacer mandados con la familia o llevar al hijo al karate, eso es tiempo familiar; ese no es TU TIEMPO! Hay que saber separar eso para mantener el balance.

Y por último, en esta prioridad, la versión bíblica del porque –después de Dios- viene uno mismo. Muy simple; Dios creó primero al hombre y luego a la mujer, y después vino el concepto de familia y procreación. Es decir, no podía haber familia sino había primero un hombre y una mujer; entonces si se dan cuenta, el orden hasta ahora va así: Dios, ser humano y familia ¿verdad?

PRIORIDAD 3: FAMILIA Y AMIGOS

Y ahora, viene la familia y amigos. Muchos se preguntaran ¿pero…y el trabajo? Bueno, hasta ahora creo que queda claro porque el trabajo no puede estar arriba de Dios –obvio- pero tampoco arriba de uno mismo; si uno no se mantiene saludable…no hay trabajo! Así de simple!

Y entonces ¿Por qué la familia y amigos deben ser prioridad número tres en mi vida?

Pues la respuesta es bien simple. Uno trabaja, se esfuerza y se ve motivado por la familia. Uno no trabaja porque “no tiene nada que hacer” y tampoco trabaja porque le encanta ayudarles a otros a que hagan dinero ¿verdad?

La familia es la razón por la que uno trabaja, estudia y se levanta cada día; en el caso de los solteros, pues igual, supongo que un día quieren tener una familia.

Yo trabajo o pongo un negocio o trato de superarme porque quiero proveerle a mi familia, o si soy soltero, pues quiero ahorrar y colocarme en la mejor condición posible para cuando me llegue el momento de tener dicha familia.

El trabajo no puede estar antes de la familia, situación en la que desgraciadamente caen muchos, y no tiene sentido; esta al revés el asunto. Yo no puedo poner primero el trabajo antes que mi familia porque ellos son la razón por la que trabajo ¿se entiende? Y si yo le doy prioridad a mi trabajo antes que a la familia, cuando sienta, no voy a tener ninguna familia o se va a ir desintegrando, y entonces ¿de qué chingados me sirvió trabajar tanto? ¿Verdad?

“Le pague un buen colegio a mi hijo pero nunca fui a ver ninguno de sus actos; le compre una laptop a mi hija pero nunca pude pasarla a traer a sus clases de natación; le daba buen gasto a mi esposa pero pase cinco años sin llevarla a cenar!”

¿Será entonces que el trabajo puede anteponerse a la familia? ¿Vale la pena?… la familia es nuestra, siempre va a estar allí; mi papa siempre será mi papa, mi mama siempre me va a querer aunque yo cometa muchos errores; mis hijos siempre serán mis hijos, y van a estar allí hasta el último respiro que dé en esta tierra…¿cambiarias eso por un trabajo?

Y lo mismo se aplica a los amigos verdaderos, porque en realidad, son como una extensión de la familia. Un amigo verdadero también estará allí siempre, incondicional; un amigo verdadero estará en las buenas y las malas, tengas o no tengas trabajo; por eso es que también es importante cuidar de las amistades –las verdaderas amistades-.

“Un amigo es siempre afectuoso, y en tiempos de angustia es como un hermano.” Proverbios 17:17.

“Nunca abandones a tus amigos ni a los amigos de tu padre…” Proverbios 27:10

El gravísimo error que cometemos todos –o la mayoría- es dedicarle demasiado tiempo al trabajo, y muchas veces, llevamos los problemas del trabajo a la casa. ATENCION, no estoy diciendo que trabajemos unas horitas y ya! No, en lo que insisto es que no perdamos la perspectiva; trabajo para mi familia y para mí; no tiene sentido dedicarle tanto esfuerzo y tiempo a un trabajo sino no estoy disfrutando a mi familia ¿verdad?

Y en esta prioridad –la familia- entra obviamente- el compartir tiempo con ellos, el disfrutarlos, el reírse juntos, el echarse una chamusca, una guerrita de agua, el verse una lica juntos, etc. (Esto es diferente de tu tiempo individual del que hablamos en prioridad 2).

La familia es tu roca, tu eje, tu epicentro, tu punto de balance, tu punto de referencia, tu razón, tu fuente de energía y motivación. Te imaginas como te sentirías sin familia, sin seres queridos y sin verdaderas amistades…puedes quedarte sin trabajo, pero no sin familia y amistades verdaderas; pero hay que cuidarlas, conservarlas, cultivarlas, fortalecerlas…nadie puede cosechar lo que nunca ha sembrado!

Y por último, en esta prioridad ¿alguna vez has hecho cuenta de cuanto tiempo le dedicas al trabajo y cuanto a la familia y los amigos? Se calcula que uno –en promedio- está despierto o activo 16 horas del día –una hora más una hora menos- pero ese es el promedio. De esas 16 horas, la mayoría le dedica al trabajo unas 12 horas (eso incluye desde que dejas la casa y hasta que regresas). Las 12 horas representa el 75% del tiempo que estas despierto; lo que significa que solo “te queda” 25% pero en ese 25% tienes que: saludar a los hijos, escuchar que hicieron en el día, saludar a la esposa o esposo o quienes vivan contigo; ver que rollo con la cena, resolver problemas del día, hacer llamadas personales, prepararte para el día siguiente, ver un poco de TV, orarle a Dios, y quien sabe que otras cosas…TODO CON UN 25% DE TU TIEMPO!

Si hiciste un poco de números ¿Cuánto le dedicaste a la familia y a Dios?…yo creo que menos del 10% del tiempo que “te queda libre” ¿10% por ciento para la familia y Dios? Pero si Dios es quien te da a ti el 100% del tiempo, y la familia es tu razón de ser ¿Por qué solo 10% a ellos y 75% al trabajo?

PRIORIDAD 4: TRABAJO O NEGOCIO

Y ahora sí, como cuarta prioridad, viene el trabajo (que incluye cualquier negocio o fuente de ingreso). Para muchos será sorprendente darse cuenta que el trabajo tiene que ser la cuarta prioridad en nuestras vidas, pero creo que a estas alturas, ya tenemos más claro el panorama.

Quiero aclarar que en ningún momento he dado a entender que el trabajo no es importante o que no debemos darle tanta importancia; espero no haber dado esa impresión porque esa nunca ha sido la idea.

Se los voy a poner de este modo. Yo, siempre, donde he trabajado, he sido uno de los más disciplinados, uno de los más entusiastas, uno de los más activos, uno de lo mas ideas nuevas propone, uno de los más profesionales…PERO TODO EN SU DEBIDO TIEMPO!

Yo les puedo garantizar que no hay un solo lugar donde yo haya trabajado y que puedan decir: Ese Rafa era huevon, era irresponsable, era mulita, era abusivo…no, nadie puede decir eso! Les garantizo que si alguien siempre es exageradamente profesional y dedicado, soy yo! PERO TODO EN SU DEBIDO TIEMPO! ¿Me explico?

Y no lo menciono por mí, por echarme flores; les garantizo que eso no me interesa; lo menciono para ejemplificar mejor lo que digo!

No se trata de “hacer lo del gasto”, no se trata de trabajar de mala gana, no se trata de ser irresponsable en el trabajo…no, se trata de que –en el tiempo justo que tengo que trabajar- voy a dar lo mejor de mí, pero todo con limites; es decir, mi se pagan por desempeñar un trabajo de 8 a 5, pues me voy a rifar el físico de 8 a 5, y me piden quedarme unos minutos más, y veo que en realidad es importante, pues me quedo, pero que no sea una constante, y que no tenga que quedarme dos o tres horas más, porque eso ya suena a abuso, explotación, y eso también lo condena Dios (Proverbios 22:22, Levítico 19:13, Proverbios 22:16).

Como le he ejemplificado esto a mis hijos: Si te pagan por fabricar 10 pares de zapatos al día, hace 12 pero no 20! … Si te pagan por hacer 8 pasteles al día, trata de hacer 10 pero no 15! ¿Me explico?

En el tiempo que te toca, siempre da lo mejor de sí y un poco más! Pero pon limites, porque el empleador no los va a poner por ti! Tengamos presente que como parte de la filosofía capitalista esta el “ganar la mayor cantidad de dinero posible con la menor inversión”. No estamos peleando con ningún sistema ni con nuestros jefes; ese no es el punto, aquí el enfoque es: poner límites!

Los mismos negocios y oficinas estatales ponen límites; por eso tienen horarios de oficina o de atención; las aerolíneas tienen límites; las panaderías tienen horarios; el mismo McDonald solo sirve desayunos hasta las 11 am porque si no se les haría un relajo para el almuerzo…todo tiene límites ¿Por qué? Porque es necesario para poder hacer funcionar un proceso, una estructura, una sociedad.

Bueno, el mismo cuerpo tiene límites. Por eso aquel dicho de que “todo en exceso es malo” o el de “nada con exceso todo con medida”. Los limites son necesarios, importantes, esenciales para mantener un balance, y como mencione, los limites en tu trabajo, los tienes que poner tu porque el empleador nunca lo va a poner…el feliz de la vida! Insisto, no es de pelear ni adoptar una actitud de rebeldía…es solo que todos necesitamos dichos limites…son necesarios…por Dios, por ti, por la familia!

Y siempre tengan presente que sea quien sea su jefe; lo más seguro es que también tiene familia, y que también él, necesita poner límites o un día…tampoco tendrá familia!

Cuantos no hay que siempre quieren “adelantar esto…adelantar aquello” para que no se acumule mas el otro día ¿saben qué? Les tengo noticias…esa es la historia de nunca acabar; siempre habrán cosas que adelantar y siempre vendrán más cosas por hacer; no crean que si no “adelantan algo” entonces va a colapsar la Bolsa de Valores de Nueva York…no es cierto! En gran parte porque tú, tu trabajo, tu empresa, tu negocio depende en un buen porcentaje del tiempo y los recursos de otros, pero tú no puedes manejar el tiempo de otros ¿verdad? Y los otros tampoco tienen porque trabajar a tu ritmo ¿verdad?

Tú tienes tus horarios y otras personas, otras empresas, otros proveedores tienen su propio horario. Si una empresa dice que no emite cheques los viernes y tú necesitas el cheque el viernes ¿tendría que cambiar la otra empresa su política solo porque tú quieres ese cheque el viernes?

La idea es que en una sociedad interactuamos unos con otros, y debemos entender que cada quien tiene sus propias responsabilidades, objetivos, metas y que –seguramente- muchas de estas no concuerdan con las nuestras.

Una secretaria puede quedarse mandando faxes después de las 5pm, pero eso no necesariamente quiere decir que quienes reciben los faxes le va a responder inmediatamente; es posible que los que reciben ese fax, al otro día tengan reunión o un seminario, y que dicho fax, quizás lo contestes hasta la tarde o al otro día ¿Me explico?

No tengas miedo de poner esos límites; no lo vas a hacer como un acto de rebeldía; lo vas a hacer porque todos necesitas un balance en nuestras vidas; eso es todo!

Y claro, si tienes cualquier tipo de negocio o das consultorías o haces manualidades o chapuces…cualquiera que sea la actividad que te genere ingresos; igual, todo esto aplica!

RESUMEN

Creo que cada quien va a interpretar esto a su manera y de acuerdo a sus condiciones, pero todo está muy claro. Aquí se explica el porqué “nunca tienes tiempo para nada”. Y por favor, ya no te laves el cerebro. El mismo Dios –de alguna manera- dio a conocer este orden de prioridades: Existe Dios, crea al hombre, crea a la mujer, se integra la familia, da la instrucción que se multipliquen, viene el trabajo y luego viene el disfrutar de todo lo lindo que nos dio Dios.

Es increíble cómo –por no tener un par de minutos a la semana o al mes- para enviar un correo electrónico, para hacer una llamada, para una visita sorpresa, etc. se pierden unas oportunidades “de oro” que inclusive pudieran haber cambiado tu vida.

Yo sé de gente que –por no comunicarse nunca con otras personas- pudieron haber perdido la ciudadanía estadounidense sin tener que hacer absolutamente nada más que comunicarse!

Se de gente que –por no contestar correos electrónicos- pudieron haberse perdido de un negocio que les hubiera asegurado todo su futuro. ¿Y todo por qué?… “porque no tienen tiempo”.

Muchas veces estamos tan concentrados en una o dos actividades que eso no nos deja ver otras cosas que quizás pudieran ser hasta más grandes, más importantes. Como le decía a unos amigos: mucha gentes se enfoca en estar mejorando su choza de lamina cuando pudieran tener una casa carretera a El Salvador! Es una analogía, no estoy diciendo que le den enfoque a lo material; es solo para ejemplificar!

Y para cerrar, quiero contarles brevemente el caso de un conocido empresario guatemalteco –de las familias más millonarias de Guatemala- Yo tuve la fortuna de conocerlo a través de la política –y digo fortuna de conocerlo- no por ser millonario sino porque me di cuenta de la calidad de ser humano que era; increíblemente humilde, sencillo, descomplicado, humano y sensible, y todo eso no tenía nada que ver con que fuera millonario.

Por un tiempo nos reuníamos seguido por unas cuestiones de política, migrantes, micro empresas y otros rollos, y un día le digo “queres que nos reunamos el martes”, y rápidamente me dijo: “No, los martes no puedo…pero si queres miércoles”

Como era una persona de muchos e importantes negocios, pues no me pareció extraño que no pudiera los martes, pero antes que le preguntara algo más me dice: “los martes no puedo porque es el día que siempre paso a recoger a mis nietos, los llevo al colegio, después los recojo y nos vamos a comer juntos. Para mí los martes son sagrados, son para mis nietos y eso no lo cambio por ningún negocio del mundo”.

Wooooooooow ¿Qué tal?…y si lo cumplía, y les puedo garantizar que así lo invitara el presidente de Guatemala u otro empresario a hacer algo el martes en la mañana…no aceptaba, no les fallaba a sus nietos!

Claro, seguro muchos podrán decir: “aaah pero así quien no; si es millonario; él se puede dar esos lujos de ir a traer a sus nietos ¿Quién le va a decir algo?”

No señores y señoras; ese no es el punto; es que esto no tiene que ver con si se tiene dinero o no; tiene que ver CON PRIORIDADES EN LA VIDA! Esto no es de ricos ni de pobres; esto es de prioridades, de vivir una vida con balance, de hacer las cosas conforme a lo que Dios nos ha indicado!

Si no tienes dinero para llevar a la familia a Miami, pues llévala al Parque Nacional Calderas o a tomar un café a La Antigua o a tomarse un atol en San Lucas; esto no es dinero ni de ser gerente o taxista ¿estamos?

Entonces, como les prometí al principio; esta nota si les cambia la vida radicalmente –si ustedes quieren- pero si prefieren seguir lavándose el cerebro así mismos y seguir pensando que todo lo pueden justificar ante Dios, pues es su decisión, pero si en verdad quieren cambiar su vida y la de sus seres queridos para siempre; apliquen lo que dice acá y les garantizo que “empezaran una nueva vida…como debe ser”, y les garantizo que serán felices –con o sin dinero, con o sin títulos, con o sin propiedades, con o sin Ipads- serán felices en todo momento…NO MATTER WHAT!

Los dejo con unas palabras del “Jefe de Jefes”(no el de la canción de los Tigres del Norte, sino del mero mero Jefe de Jefes).

“…Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo:  un tiempo para nacer, y un tiempo para morir; un tiempo para plantar, y un tiempo para cosechar; un tiempo para matar, y un tiempo para sanar; un tiempo para destruir, y un tiempo para construir; un tiempo para llorar, y un tiempo para reír; un tiempo para estar de luto, y un tiempo para saltar de gusto; un tiempo para esparcir piedras, y un tiempo para recogerlas; un tiempo para abrazarse, y un tiempo para despedirse; un tiempo para intentar, y un tiempo para desistir; un tiempo para guardar, y un tiempo para desechar; un tiempo para rasgar, y un tiempo para coser, un tiempo para callar, y un tiempo para hablar; un tiempo para amar, y un tiempo para odiar; un tiempo para la guerra, y un tiempo para la paz.”

ECLESIASTES 3.

Un abrazo a todos y todas de su amigo Rafa!

PARA MAS DE MIS NOTAS SOBRE DIFERENTES TOPICOS, VISITEN EL SIGUIENTE LINK:

http://on.fb.me/1F8uiF3

About rafamado

Journalist, Media Consultant.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s